Deberíamos invertir en conocimiento. Cada día nos enfrentamos al mismo problema. Así pues, los pacientes no son conscientes de que la solución a su sufrimiento se encuentra en el conocimiento sobre su organismo.

No son conscientes de que comprender el funcionamiento de su organismo les dará las claves para tomar las riendas de su vida. Y es que nos han metido en la cabeza que la solución de nuestros problemas está fuera. Nos han educado en el buscar la solución en “algo” o “alguien” ajeno a nosotros .A menudo, nos dicen que no podemos hacer nada porque las circunstancias son las que son.

Invertir en conocimiento puede causar rechazo a primera instancia

Cuando comentamos a los pacientes que comprender su organismo es la clave para dejar de sufrir sin medicación y para siempre nos miran incrédulos. Algunos de ellos se ponen a la defensiva porque se sienten de alguna manera “insultados”. Puede que sea porque no conciben que eso pueda ser posible y mucho menos sin ayuda externa.

Nos da miedo ser responsables de nuestras vidas. Por eso buscamos, inconscientemente, la necesidad de depender de algo externo que nos aporte la solución. Pero, aunque al principio de miedo, cuando das el “salto de fe” y empiezas a buscar la manera de ser responsable absoluto de tu vida empiezas a sentir una sensación de libertad. Una libertad que nunca habías sentido tan siquiera posible.

La libertad reside en el conocimiento de nuestro organismo

El conocimiento es la llave que nos otorga la libertad para poder hacer de nuestra vida lo que queramos hacer. Y no lo que nos digan que podamos hacer. Hay una diferencia abismal entre las dos opciones. Por una parte, vivir la vida que las circunstancias nos dejan vivir, limitada en todos los sentidos. Por otra parte, vivir una vida plena y responsable. Sin límites. Una vida en la que sabes lo que puedes hacer, conoces cuál es tu potencial. Una vida en la que no tienes miedo a las circunstancias porque te sientes con herramientas (conocimiento) suficiente como para poder lidiar con cuales sean las circunstancias. Sabiendo que de cada experiencia aprenderás algo. Sabiendo que la vida está para vivirla no para sufrirla.

Hay inversiones que llevan a la ruina. Invertir en conocimiento lleva a una vida plena.

Comprende tu organismo. Invierte en conocimiento. Toma las riendas de tu vida y deja de  sufrir.

Tú decides.

Abrir chat